Recomendaciones en farmacéuticos y salud

lunes, 27 de noviembre de 2017

Formas farmacéuticas de los medicamentos (maneras de administrarlos y tópicos falsos)

Formas farmacéuticas de los medicamentos (maneras de administrarlos y tópicos falsos)
Cada vez son más las formas en las que se presentan los medicamentos y medicinas, incluso para un mismo principio farmacéutico activo, como podría ser el de la simple aspirina (ácido acetilsalicílico), existen múltiples formas de presentación: geles, inyectables, cápsulas, pastillas, supositorios, comprimidos de liberación modificada, etcétera.

La elección de una forma de administración u otra dependerá de factores como lo urgente que sea que haga efecto el fármaco, la necesidad o no de aplicar el medicamento sobre la zona afectada, las condiciones y/o preferencias del paciente, etcétera.

También resulta conveniente saber que las formas farmacéuticas no sólo dependen del modo en que son administradas a los pacientes, sino que los medicamentos, además de los principios activos que son los que actúan sobre la enfermedad y sus síntomas, también incorporan sustancias excipientes que, dependiendo de cuales son utilizadas, diferenciarán una forma farmacéutica de otra.

Los excipientes, ya sean aromatizantes, solubilizantes, lubricantes, disgregantes o de cualquier otro tipo, no cambian la acción farmacológica de los medicamentos que son suministrados en igual dosis y presentación, ya que su función es únicamente la conservación, preparación y administración del principio activo. Sin embargo, pueden tener efectos secundarios como causar intolerancias o alergias. Por este motivo, los excipientes deben aparecer claramente detallados en los prospectos de las medicinas.

A continuación encontraréis como se clasifican los medicamentos según sea la forma de administrarlos.

1. Administración de medicamentos por vía inhalatoria


El principio activo del fármaco llega a los pulmones de forma directa, produciendo un efecto local que puede ser eficaz tratando enfermedades pulmonares. Pero su efecto, como es el caso de algunas anestesias, también puede ser sistémico o global si el principio activo pasa a los vasos sanguíneos pulmonares y de ahí a la sangre.

Vía pulmonar
  • Pulverizadores e inhaladores: son de acción rápida y fáciles de usar. Entre los inconvenientes está el hecho de que hay que sincronizar la aplicación del mismo con la inspiración, y que hay que tener cierta capacidad inspiratoria. Además, si contiene corticoides, tras la aplicación hay que enjuagarse con bicarbonato y agua para evitar infecciones de hongos en faringe y boca.

2. Administración de medicamentos por vía sistémica


El principio activo, una vez que se encuentra dentro del cuerpo, se incorpora al torrente sanguíneo distribuyéndose por todo el organismo y produciendo un efecto global o sistémico sobre todo el cuerpo.

Las formas de administración por vía sistémica son:

Vía transdérmica
  • Parches: tienen la ventaja de que liberan constante y lentamente el principio activo evitando que haya que realizar muchas tomas. Tienen la desventaja de que pueden producir irritaciones en la piel (reacciones alérgicas) o simplemente despegarse y que el fármaco no se administre correctamente.

Vía rectal
  • Supositorios: son indicados cuando el paciente sufre de molestias digestivas, náuseas o vómitos. Tienen los inconvenientes de que son algo difíciles de poner y de que su acción es irregular ya que la forma en que se absorben también lo es.

Vía parenteral
  • Inyecciones intravenosas: son de acción rápida y evitan alteraciones del principio activo y problemas digestivos, siendo muy eficaces al llegar directamente al torrente sanguíneo. Las desventajas son que sólo pueden ser suministrados por personal especializado y que el pinchazo puede doler.
  • Inyecciones subcutáneas: son de acción rápida y evitan alteraciones del principio activo y problemas digestivos, pueden ser inyectadas por uno mismo. El inconveniente es, obviamente, el pinchazo y el posible dolor.
  • Inyecciones intramusculares: son de acción rápida y evitan alteraciones del principio activo y problemas digestivos, permitiendo administrar dosis mayores del medicamento. Al ser inyectables pueden precisar personal especializado para ser suministrados.

Vía oral
  • Jarabes: por ser líquidos están especialmente indicados para niños y personas con problemas a la hora de tragar. Entre sus inconvenientes están la dificultad para transportarlos y que se conservan peor.
  • Comprimidos o pastillas no masticables: son de fácil uso, transporte y conservación. Tienen las desventajas de que pueden irritar la mucosa gástrica y que se necesita agua para conseguir tragarlos.
  • Comprimidos o pastillas masticables: son de fácil uso, transporte y conservación, y no es preciso tener agua para tragarlos. Entre los inconvenientes está el que pueden tener sabor desagradable.
  • Comprimidos y cápsulas de liberación modificada: modifican la forma en que se libera el principio activo, ya sea retrasándolo (retard), acelerándolo, o alargándolo (absorción sostenida). Entre sus inconvenientes está que se tratan de pastillas que no se pueden fraccionar.
  • Sustancias sublinguales en espray o comprimidos: son de fácil uso, transporte y conservación, su efecto es muy rápido y no irritan la mucosa gástrica. No obstante, muy pocos medicamentos pueden administrarse de esta forma.
  • Sobres: fáciles de tragar y de acción rápida (especialmente si son efervescentes). Entre los inconvenientes de este tipo de fármacos está el que se necesita agua para disolverlos, existen limitaciones de conservación y si son efervescentes contienen sodio, por lo que pueden estar contraindicados en personas que siguen una dieta sin sal.

3. Administración de medicamentos por vía tópica


El principio activo se aplica directamente sobre la zona afectada buscando un efecto local rápido. Es posible que este tipo de aplicación no sea recomendable y presente contraindicaciones al producirse efectos secundarios sistémicos cuando el medicamento termine llegando al torrente sanguíneo y se distribuya a otras partes del cuerpo.

Vía cutánea
  • Espráis, pomadas y cremas: fáciles de usar y de acción rápida. Entre los inconvenientes está el hecho de que es complicado aplicar la dosis exacta y que pueden causar alergias en la piel.

Vía vaginal
  • Anillo vaginal: fáciles y cómodos de utilizar evitando la toma diaria de hormonas anticonceptivas. Tienen la desventaja de que su colocación es algo complicada y requiere de cierta habilidad.
  • Comprimidos y óvulos: fáciles de usar y de acción rápida. No se pueden utilizar durante el periodo o regla.

Vía ótica
  • Gotas: fáciles de usar y de acción rápida. No obstante requieren de cierta habilidad a la hora de ser aplicadas, o bien que nos ayude otra persona.

Vía oftálmica
  • Colirios: de acción directa y rápida. Entre los inconvenientes está el que pueden ser incómodos de utilizar y que requieren de cierta habilidad a la hora de ser aplicados, o bien que nos ayude otra persona.

Vía nasal
  • Gotas y espráis: fáciles de usar y de acción rápida. Sin embargo pueden resultar desagradables, ya sea por el hecho de tener que inspirarlas por la nariz o por el simple olor.

Vía rectal
  • Supositorios, enemas y pomadas: de acción directa y rápida, aunque pueden ser difíciles e incómodos de poner.

Tópicos de los medicamentos y su forma de administración


Los antiinflamatorios orales son menos eficaces que los tópicos. FALSO. Estos últimos, cuando se trata de lesiones musculares profundas, no llegan a la zona afectada y si se nota alivio es, por lo general, por efecto de los excipientes que producen frío o calor. Además, el uso tópico suele conllevar que nos apliquemos dosis mayores a las realmente necesarias.

Las inyecciones son más eficaces que las pastillas. FALSO. Lo que sí que es cierto es que las inyecciones actúan mucho más rápido.

Las cápsulas o los sobres hacen menos daño al estómago que las pastillas. FALSO. Si la dosis y la composición es la misma, los daños que pueden causar una u otra forma farmacéutica son idénticos. La única ventaja de las cápsulas es que no saben a nada y son más fáciles de tragar.

Los comprimidos de liberación modificada pueden partirse y tomarse en varias dosis. FALSO. Al partir este tipo de fármacos el principio activo se liberará antes de tiempo y, por si esto fuera poco, pueden perder su eficacia.

0 comentarios :

Advertencia

Este blog no es un consultorio médico. Si su salud requiere atención, por favor consulte con un profesional de la medicina o un farmacéutico.

Otras opciones en medicina y salud