Recomendaciones en farmacéuticos y salud

miércoles, 10 de enero de 2018

Abuso de los medicamentos: analgésicos para el dolor de cabeza

Con este artículo pretendemos abrir una serie de ellos dedicados a explicar las implicaciones y contraindicaciones que conlleva abusar de aquellos medicamentos que se venden sin receta. Estos fármacos pueden ser una opción excelente en muchos casos, pero debemos saber cómo administrarlos y conocer sus limitaciones e inconvenientes. Abriremos la serie con los analgésicos utilizados para combatir el dolor de cabeza.

Cajas de analgésicos: ibuprofeno, paracetamol y aspirina

Usualmente para tratar y aliviar el dolor de cabeza se usan analgésicos, muchos de ellos dispensados en las farmacias sin receta, que llevan entre sus componentes ácido acetil salicílico, ibuprofeno, paracetamol o una combinación de varios fármacos.

Indicaciones y utilidad de los analgésicos


Los analgésicos sirven para tratar dolores de intensidad reducida o leve, como pueden ser los producidos por algún tipo de dolor de cabeza.

No deben utilizarse más de tres días por semana.

Efectos adversos del abuso de los analgésicos


La utilización de los analgésicos se torna incorrecta cuando:
  • Se utilizan sin la supervisión de un médico durante más tiempo del máximo recomendado. La consecuencia suele ser que si tomamos de forma frecuente analgésicos lo que se acaba produciendo es más dolores de cabeza, lo que implica normalmente que se consuman más analgésicos, agravando todavía más los síntomas.

Los efectos adversos de un consumo inadecuado de analgésicos son:
  • Aparición de dolores de cabeza rebote.
  • El ibuprofeno y la aspirina pueden provocar irritaciones de estómago.
  • El paracetamol, aunque es considerado un fármaco seguro, debe administrarse con cuidado sobre todo en pacientes con problemas de alcoholismo o hepáticos.

Alternativas a los analgésicos


Cuando tengamos dolores de cabeza recurrentes de cualquier tipo, lo más adecuado es acudir al médico. El médico deberá estudiar cuales son las causas del dolor y deberá indicarnos el tratamiento más adecuado para nuestro caso concreto.

Algunas soluciones pueden no tener nada que ver con el consumo de medicamentos y ser tan sencillas como reducir el nivel de estrés, descansar más horas y mejor, reducir el consumo de tabaco o café, etcétera.

Para terminar, conviene indicar que al hablar de medicamentos, siempre deberemos ser consumidores responsables, lo que significa: no consumirlos sin haber leído y entendido su prospecto, y consultar con el farmacéutico o médico si tenemos dudas o el fármaco no produce los efectos esperados.

Como consejo final, os recomendamos no hacer caso de los anuncios publicitarios, no debemos olvidar que el principal objetivo de las marcas y laboratorios farmacéuticos es vender.

0 comentarios :

Advertencia

Este blog no es un consultorio médico. Si su salud requiere atención, por favor consulte con un profesional de la medicina o un farmacéutico.

Otras opciones en medicina y salud