Recomendaciones en farmacéuticos y salud

lunes, 10 de diciembre de 2018

Trastornos del habla, del lenguaje y de la voz más comunes

La disciplina sanitaria de la logopedia se encarga, entre otras cosas, de tratar aquellos problemas de comunicación que están relacionados con el habla, o lo que es lo mismo, de todos aquellos problemas que guardan relación con la generación del lenguaje, la voz, la calidad de emisión de la misma y la producción de sonidos.

Trastornos del habla

En este artículo vamos a hablar de aquellos trastornos del habla, del lenguaje y de la voz que se producen con mayor frecuencia entre la población.

Afasia


Se trata de un trastorno del leguaje que está producido por una lesión del sistema nervioso central y que produce la disminución, deterioro o incluso pérdida total de la capacidad para hablar o de comprender lo que se dice.

Este trastorno puede afectar a personas que han sufrido algún traumatismo craneoencefálico, un tumor cerebral, o un accidente cardiovascular, aunque estas no son las únicas causas posibles.

El tratamiento de la afasia requiere la realización de ejercicios para mejorar las habilidades del lenguaje. Se suelen utilizar los gestos, la escritura y los juegos de rol para conseguir que el afectado recuerde las palabras y como utilizarlas durante la vida cotidiana.

Disartria


Se trata de un trastorno del habla causado por lesiones del sistema nervioso que provoca una alteración y modificación en el tono y en los movimientos de los músculos fonatorios. Este trastorno origina fallos en la articulación de palabras, así como a la hora de comer durante la deglución y masticación.

Este problema está asociado con enfermedades como la parálisis cerebral infantil, el Parkinson, la esclerosis lateral amiotrófica, y los accidentes cerebrovasculares.

Los tratamientos de la disartria están relacionados con el fortalecimiento de los músculos, el aumento del movimiento de la lengua, la boca y los labios, la mejora de la función respiratoria y el fomento de un habla más lenta.

Disfemia


Más ampliamente conocida por tartamudez. Es un trastorno que afecta a la fluidez del habla. La causa exacta de esta disfunción no es conocida, aunque está demostrado que existen componentes genéticos que la provocan. Es una afección que puede tener ciclos de agravamiento y mejora.

La disfemia suele aparecer con mayor frecuencia en niños que tienen entre dos años y medio y cuatro años.

Los tratamientos de la tartamudez suelen ser los llamados programas de comportamiento, donde se enseña a que el afectado identifique sus propias reacciones ante la tartamudez, y a que controle la respiración y la velocidad del habla, realizando asimismo prácticas en situaciones reales.

Disfonía


La disfonía se trata de una patología de la voz que causa la alteración de una o varias propiedades acústicas de la misma, como pueden ser por ejemplo la intensidad, el tono o el timbre de la voz. Su origen puede ser funcional, y deberse al abuso o mala utilización de la voz, o al consumo de alcohol o tabaco, o a tumores.

Esta afección es típica de locutores, cantantes, políticos, profesores o personas que hablan diariamente en público.

El tratamiento de la disfonía suelen ser acciones preventivas como el no forzar las cuerdas vocales, o tener una adecuada higiene vocal. También se aplican tratamientos para, ayudándose de la respiración, aprender a modular el tono y el volumen de la voz; o la aplicación de técnicas de relajación y de disminución del estrés.

Pérdida de audición


Como resulta lógico pensar, la pérdida auditiva provoca también problemas de lenguaje y con nuestras habilidades del conocimiento.

Esta disfunción puede ser genética o causada por una enfermedad o accidente.

Lo más importante es su pronta detección ya que, en muchos casos, se puede corregir con el uso de prótesis auditivas como implantes o audífonos. También puede ser de interés la intervención de un logopeda para que estimule la capacidad auditiva y el lenguaje oral.

Retraso en el lenguaje


Como se deduce de su nombre, este tipo de trastornos se relacionan con la dificultad para aprender a hablar.

Los afectados son niños que no muestran ninguna patología evidente que pueda causar este problema salvo problemas para desarrollar y adquirir las habilidades del lenguaje.

En el tratamiento del retraso en el lenguaje deben estar involucrados tanto el niño afectado como los padres, ya que a veces hay que cambiar algunas actitudes de estos últimos que tienden a sobreproteger al niño y a no fomentar la estimulación cognitiva del mismo. Los padres deben ser parte muy activa en la estimulación del habla en el niño.

Es importante indicar que en España más de un quince por ciento de la población puede requerir atención especializada por un logopeda, si bien la mayoría de las disfunciones tienen solución cuando se tratan de forma adecuada.

Por último deciros que, cualquiera que quiera decir o señalar algo sobre el tema de los trastorno del habla, desde farmacéuticos y salud le emplazamos a que utilice los comentarios del blog.

0 comentarios :

Advertencia

Este blog no es un consultorio médico. Si su salud requiere atención, por favor consulte con un profesional de la medicina o un farmacéutico.