Recomendaciones en farmacéuticos y salud

martes, 27 de mayo de 2014

¿Qué es la electromusculación? Historia, funcionamiento y usos

La electromusculación o estimulación eléctrica neuromuscular se trata de una técnica mediante la cual se consigue contraer un músculo o serie de músculos usando impulsos eléctricos. Estos impulsos son generados por un dispositivo electrónico que, a través de unos electrodos que se sitúan en la piel, envía dichos impulsos a los músculos cercanos que, como consecuencia de ello, serán estimulados. Dichos impulsos simulan la acción potencial del sistema nervioso haciendo que los músculos se contraigan. La electromusculación se puede emplear como terapia, en aplicaciones estéticas y también en sesiones de entrenamiento deportivo, siendo recomendada por algunos entrenadores profesionales como técnica complementaria para el entrenamiento deportivo o de mantenimiento.

Slendertone Face

Promoción: utilizándo el código de descuento SLENDER20 obtendréis un 10 por ciento de descuento a partir de 120 euros (válido hasta 30 de noviembre de 2014).

Un buen dispositivo casero de este tipo es el Slendertone, un aparato que utiliza la tecnología de estimulación electrónica muscular para producir contracciones fuertes, profundas y no molestas en los músculos. Los músculos se contraen y relajan simultáneamente de una forma similar a si lo estuviésemos haciendo nosotros mismos practicando deporte.

Historia de la electromusculación


La técnica de la electromusculación fue descubierta en 1791 por Luigi Galvani cuando proporcionó la primera evidencia científica de que la corriente eléctrica podía activar los músculos. Pero fue durante los siglos XIX y XX cuando los investigadores pudieron documentar las características eléctricas exactas que generaban el movimiento de los músculos. La primera aplicación de la electromusculación a la práctica deportiva se produjo en 1960 cuando científicos soviéticos la aplicaron en el entrenamiento de algunos deportistas de élite.

Funcionamiento de la electromusculación


Nuestro esqueleto está recubierto de distintos tipos de fibras musculares y, dependiendo de cada tipo de fibra, deberemos aplicar diferentes grados de electromusculación para conseguir distintos tipos de efectos. Por lo tanto, un buen aparato de electromusculación deberá poder proporcionar distintos programas de electromusculación dependiendo del tipo de contracción que necesitemos provocar. Algunos programas serán adecuados para mejorar la resistencia física y otros producirán un aumento de nuestra fuerza muscular.

Usos de la electromusculación


Uso terapéutico: la electromúsculación se utiliza en terapias de rehabilitación para prevenir la atrofia muscular causada por la falta de utilización de los músculos, hecho que puede ocurrir cuando se producen lesiones musculoesqueléticas, tales como roturas de huesos, músculos, ligamentos o tendones. No obstante no debemos confundir este tipo de terapia con la estimulación eléctrica transcutánea del nervio utilizada en terapias para paliar el dolor.

Estos son algunos de los usos terapéuticos que se puede dar a los dispositivos de electromusculación:
  • Relajación de los espasmos musculares.
  • Prevención o retraso de la atrofia muscular por falta de uso.
  • Aumento local del riego sanguíneo.
  • Reeducación de músculo.
  • Estímulo postquirúrgico de los músculos de la pantorrilla para prevenir la trombosis venosa.
  • Mantenimiento o aumento de la movilidad.
Uso estético: también se utiliza para fortalecer los músculos y conseguir mejoras estéticas a nivel corporal.

Uso en el deporte: la efectividad de la electromusculación en el entrenamiento deportivo siempre ha estado sometida a debate. No obstante, existe un buen grupo de entrenadores profesionales que defienden su utilización como una parte fundamental del entrenamiento de sus atletas de élite.

0 comentarios :

Advertencia

Este blog no es un consultorio médico. Si su salud requiere atención, por favor consulte con un profesional de la medicina o un farmacéutico.

Otras opciones en medicina y salud