Recomendaciones en farmacéuticos y salud

sábado, 15 de octubre de 2016

¿Es recomendable usar sal sin sodio en las dietas de enfermos hipertensos, cardiacos o renales?

Sales sin sodio en farmacéuticos y saludMuchos hipertensos se habrán dado cuenta en algún momento que en los supermercados venden sales sin sodio que se anuncian como alternativa a la sal común y especialmente indicadas para personas hipertensas. En este artículos de farmacéuticos y salud nos proponemos analizar la conveniencia o no de utilizar este tipo de sales sin sodio en nuestra alimentación.

El que más y el que menos sabe que la sal, tal y como la conocemos, está formada por cloruro sódico. Por contra, las sales sin sodio, es decir, con un cero por ciento de sodio, están compuestas, sobre todo, por cloruro potásico. Ciertamente el cloruro potásico es capar de dar cierto sabor salado a las comidas, si bien este sabor no es muy intenso y, a la vez, deja un regusto metálico y amargo. Por este motivo, las sales sin sodio incluyen otros ingredientes y potenciadores del sabor como ácido glutámico, glutamato monosódico, antiaglomerantes o especias.

El principal inconveniente de estos potenciadores del sabor es que no combinan bien con todos los platos, es válido en caldos y guisos de carne pero, por ejemplo, las ensaladas no saben demasiado bien.

Por otro lado y lo que resulta un claro inconveniente para la salud, es el hecho de que en el organismo humano es necesario que exista un cierto equilibrio entre la cantidad de sodio y la de potasio. De igual manera que el exceso de sodio no es bueno para pacientes hipertensos, ni para enfermos cardiacos o renales, debiendo éstos limitar la ingesta de sal común, tampoco son buenos para nuestra salud los excesos de potasio.

Así, por ejemplo, el potasio interfiere con algunos de los medicamentos que se utilizan para tratar enfermedades como la hipertensión, la diabetes, así como enfermedades cardiacas y renales.

En conclusión, el uso de sustitutos de la sal no es una ayuda.

Consejos para reducir la ingesta de sal

Lo que los médicos y expertos en nutrición recomiendan es que con el paso de los años nos vayamos adaptando a una dieta más baja en sodio, con sabores menos salados. Para disminuir la ingesta de sal lo mejor es tomar más alimentos frescos, ya que los alimentos procesados suelen incluir demasiada sal y, obviamente, estas cantidades de sal no se pueden retirar ni reducir.

Otras posibilidades para reducir el consumo de sal es sustituirla por especias, vinagre, limón, etcétera, así como echar la sal en las comidas en el último momento, de esta manera al quedar la sal por encima conseguimos un sabor más intenso pero utilizando menos cantidad de sal. Hacer uso de estas prácticas y consejos es mucho mejor que utilizar los sustitutos de la sal elaborados con cloruro potásico.

De todas formas, si al final decidimos utilizarlos debemos ser conscientes de que su sabor no es igual al de la sal común, y que interfieren con la eficacia de ciertos medicamentos, por lo que es imprescindible consultar con el médico si podemos o no hacer uso de este tipo de sal.

0 comentarios :

Advertencia

Este blog no es un consultorio médico. Si su salud requiere atención, por favor consulte con un profesional de la medicina o un farmacéutico.

Otras opciones en medicina y salud