Recomendaciones en farmacéuticos y salud

jueves, 8 de diciembre de 2016

Prevención, causas y operación de las cataratas

Ojo con cataratasDe forma similar al obturador de una cámara de fotos, nuestra pupila se contrae o se dilata en función de la cantidad de luz que recibe. Por otro lado, el cristalino funciona como una lente interna que hace posible, independientemente de a qué distancia se encuentren, el enfoque de los objetos e imágenes que enviamos al cerebro. Las cataratas son un enfermedad que produce que el cristalino se vuelva opaco, causando que todo lo que vemos aparezca desenfocado, como en una fotografía borrosa.

Las cataratas son la primera causa de ceguera entre los ancianos y la principal responsable de su pérdida de autonomía. Lo más común es que los síntomas de las cataratas se vayan desarrollando de forma progresiva y a un ritmo diferente en cada ojo. Las cataratas, en los países desarrollados, empiezan a aparecer en las personas de unos 60 años de edad, mientras que en los países del tercer mundo se presentan antes, hacia los 50 años. En farmacéuticos y salud hemos escrito este artículo con el objetivo de dar algunas pautas para prevenir y paliar los efectos de esta enfermedad, así como aconsejar a nuestros lectores sobre cuando resulta aconsejable acudir al médico para que valore la posibilidad de que se haya desarrollado una catarata en alguno de nuestros ojos.

Como nota curiosa señalaremos que el término catarata proviene del griego y tiene el significado de "cascada", las hipótesis más plausibles señalan que el origen del término viene de que en la antigüedad se pensaba que las cataratas las producía un líquido que caía en forma de cascada desde el cerebro sobre los ojos.

Prevención de las cataratas o como cuidar nuestros ojos

A continuación os dejamos una lista de consejos para prevenir las cataratas y asegurar el cuidado de nuestros ojos y de nuestra visión de una forma eficaz y saludable:
  • Una persona obesa tiene muchas más posibilidades de desarrollar enfermedades como la diabetes que pueden provocar la pérdida de visión, por eso es recomendable no estar gordo y mantener un peso saludable.
  • Es recomendable utilizar gafas de sol al realizar actividades al aire libre. Siempre debemos usar modelos homologados que realmente bloqueen el paso de las radiaciones ultravioletas. La exposición excesiva al sol y las radiaciones ultravioletas son un factor de riesgo para desarrollar cataratas.
  • Fumar, aparte de afectar al nervio óptico, también aumenta el riesgo de desarrollar cataratas, así como de degeneración macular. Por tanto es importante dejar de fumar.
  • Evitar el abuso del alcohol y el consumo de esteroides, ambos consumos aumentan el riesgo de desarrollar cataratas.
  • Si utilizamos lentes de contacto, es muy importante seguir una higiene correcta para evitar infecciones. En general, debemos lavarnos bien las manos.
  • Muchas enfermedades de los ojos son hereditarias, esta predisposición genética hace que, por lo tanto, sea importante conocer nuestros antecedentes familiares.
  • Nuestra dieta debe ser abundante en frutas y verduras. El contenido rico en vitaminas y minerales de estos alimentos resulta muy beneficioso para la salud de nuestros ojos.
  • Si tenemos que pasar mucho tiempo frente al ordenador o con la mirada concentrada por motivos de trabajo, es recomendable descansar nuestra vista cada veinte minutos mirando a lo lejos a una distancia de unos seis metros y durante unos veinte segundos.

Cuando acudir al médico por sospecha de tener cataratas

El 90 por ciento de las cataratas aparece en la vejez, es muy poco frecuente encontrar casos de cataratas antes de los cuarenta años. Los síntomas iniciales de esta enfermedad son visión desenfocada o borrosa, percibir las imágenes distorsionadas, sufrir deslumbramientos con la luz, ver los colores con poco contraste o tener dificultades para leer. En el momento que esto sucede deberemos acudir a un oftalmólogo, que deberá someternos a un análisis concienzudo, haciéndonos pruebas de agudeza visual que midan nuestra capacidad de visión a diferentes distancias, y realizando un examen del cristalino y la retina con dilatación de la pupila.

Tras esta evaluación el oftalmólogo podrá determinar la causa de la pérdida de visión y excluir otros problemas como la retinopatía causada por la diabetes, el glaucoma o aumento de la tensión intraocular o la degeneración macular.

Si esperamos mucho a acudir al oftalmólogo, surgirán otros síntomas más molestos como tener la necesidad de cambiarnos la graduación de las gafas o las lentillas con frecuencia y la aparición de visión de imágenes dobles.

También existe una versión de las cataratas que se da en muy pocas ocasiones, se trata de las cataratas congénitas. En este caso resulta muy importante detectarlas nada más nacer para que se traten inmediatamente y evitar una posible ceguera. A veces es posible detectarlas en el feto mediante una ecografía.

Operación de las cataratas

Operación de las cataratasEn las primeras fases de las cataratas la pérdida de visión puede compensarse aumentando las graduación de las gafas o de las lentillas, pero si esta solución deja de ser eficaz y, sobre todo, si la pérdida de visión se ha producido en los dos ojos, es el momento de acudir a la cirugía (en la actualidad no existe ningún tratamiento que impida el desarrollo de las cataratas y la única solución es operarse). La operación de cataratas suele ser una cirugía rápida (de quince minutos a media hora), que requiere la aplicación de muy poco anestesia y puede practicarse de forma ambulatoria, y que ofrece todas las garantías de éxito.

El procedimiento es bastante sencillo, primero se fragmenta el cristalino opaco utilizando ultrasonidos, a continuación se retira realizando un pequeño corte siendo sustituido por un implante de plástico o de silicona, implante que es introducido en el ojo por la misma incisión. Es normal que después de la operación de cataratas el paciente deje de necesitar las gafas.

El tratamiento postoperatorio suelen ser unas gotas que tienen el objetivo de evitar la inflamación y la infección del ojo. Si el paciente no tienen otras enfermedades oftalmológicas, lo normal es que este tipo de cirugía devuelva entre un ochenta y un noventa por ciento de la visión, una visión que por lo general mejorará ya al día siguiente de la operación, aunque en algunos casos puede tardar varias semanas.

Es una operación con muy pocas complicaciones (que se dan en sólo un 5% de los casos), pero si el paciente nota dolor intenso o que la visión disminuye, entonces deberá contactar inmediatamente con su oftalmólogo. Algunos problemas típicos de la operación de cataratas son el hecho de que la membrana que se sitúa tras la lente artificial se vuelva opaca (un trastorno que se trata de forma sencilla con láser), la inflamación de la córnea o de la retina, el aumento de la presión intraocular, o situaciones de párpado caído. Algunas complicaciones que se dan de forma muy excepcional son hemorragias, infecciones, desplazamiento del implante o desprendimiento de la retina.

Artículos relacionados:
Operación de la miopía.
Ojos rojos.

0 comentarios :

Advertencia

Este blog no es un consultorio médico. Si su salud requiere atención, por favor consulte con un profesional de la medicina o un farmacéutico.

Otras opciones en medicina y salud