Recomendaciones en farmacéuticos y salud

lunes, 15 de febrero de 2021

Hipertensión ocular, definición, síntomas, causas y tratamiento

La presión intraocular, más comúnmente conocida como tensión ocular, es la presión que ejerce el humor acuoso -así se denomina al fluido interno del ojo- sobre el globo ocular. La tonometría es el método que utilizan los oftalmólogos para medir dicha tensión ocular. El control de la presión intraocular mediante está técnica es de crucial importancia, por ejemplo, para evaluar a los pacientes con riesgo de glaucoma.

Tensión ocular

¿Qué es la hipertensión ocular

La hipertensión ocular es una enfermedad que se produce cuando la presión intraocular está por encima del rango que es considerado como normal -entre 10 y 21 mm Hg-. Es decir, que una persona sufre hipertensión ocular cuando la tensión ocular se encuentra por encima de los 21 mm Hg. La diferencia con el glaucoma, una afección del ojo de mayor gravedad, en que el enfermo no desarrolla cambios detectables en la visión, tampoco hay evidencia de pérdida de campo visual, ni se ha producido daño en el nervio óptico. No obstante, los pacientes que han sido diagnosticados con hipertensión ocular tienen un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad del glaucoma.

Síntomas de la hipertensión ocular

Según lo que hemos indicado anteriormente, puesto que el enfermo no experimenta cambios en la visión, no hay posibilidad de que detecte la enfermedad por sí mismo, ya que no van a existir síntomas evidentes de que sufre de hipertensión ocular.

Por eso es importante realizarse revisiones regulares de la tensión ocular, algo que puede hacer un oftalmólogo o un oculista. La presión intraocular se mide mediante un aparato denominado tonómetro. Para diagnosticar que un paciente sufre de hipertensión ocular, basta comprobar que el tonómetro da dos veces una lectura superior a los 21 mm Hg.

Causas de la hipertensión ocular

La hipertensión ocular se produce como resultado de un drenaje deficiente del humor acuoso. Para que se entienda, lo que queremos decir es que el exceso de fluido que entra en el ojo no se drena adecuadamente, lo que supone que se acumule una gran cantidad del mismo en la cavidad ocular y que la presión sobre el globo ocular aumente en exceso. Determinadas lesiones del ojo, algunas enfermedades y diversos tipos de medicamentos pueden causar un aumento de la tensión ocular.

Por otro lado, existirá un mayor riesgo de sufrir hipertensión ocular aumenta cuando:

  • Se sufre de diabetes.
  • Se sufre de miopía en grados altos.
  • Se tienen antecedentes familiares de hipertensión ocular o glaucoma.
  • Se tienen más de cuarenta años.

Tratamiento de la hipertensión ocular

Existen algunos medicamentos, generalmente gotas para los ojos, específicos para el tratamiento de la hipertensión ocular. Si tenemos sospechas de poder sufrir hipertensión ocular, es importante acudir al oftalmólogo para que realice un diagnóstico correcto y sea este profesional el que nos dé las pautas para tratar la enfermedad.

0 comentarios :

Advertencia

Este blog no es un consultorio médico. Si su salud requiere atención, por favor consulte con un profesional de la medicina o un farmacéutico.