Recomendaciones en farmacéuticos y salud

martes, 14 de agosto de 2018

La miel como medicina

Abeja de la miel en medicinas y medicamentosLa miel es ese sabroso fluido viscoso y dulce que producen las abejas a partir del néctar de las flores, de secreciones de partes vivas de las plantas o de excreciones de insectos chupadores de plantas. Las abejas recolectan estas substancias, las transforman y las combinan con substancias propias para después almacenarlas en los panales donde la miel madura.

La miel como remedio terapéutico

La miel en medicina natural y tradicionalLa miel tiene muchas propiedades medicinales. Se puede aplicar como medicamento de uso externo debido a sus propiedades antimicrobianas y antisépticas. Así, por ejemplo, la miel ayuda a prevenir infecciones y a cicatrizar heridas o quemaduras superficiales. También se utiliza en cosmética natural debido a sus cualidades suavizantes y astringentes.

No obstante, la miel en algunas ocasiones puede ser tóxica. Los rododendros y azaleas producen un néctar muy venenoso para los hombres e inofensivo para las abejas, el resultado es que la miel que producen estas abejas es mortal.

Debido a su contenido de azúcares simples, de asimilación rápida, la miel es altamente calórica (cerca de 3,4 kcal/g), por lo que es útil como fuente de energía.

Otra de las propiedades de la miel es que no se echa a perder. Debido a su alta concentración de azúcar, mata a las bacterias por lisis osmótica (rotura por difusión del agua que la rodea en el interior de la bacteria agrandando su tamaño). Por otro lado, las levaduras transportadas por el aire no pueden prosperar en la miel debido a la baja humedad que ésta contiene. Como nota curiosa diré, que Alejandro Magno fue trasladado desde Babilonia hasta Alejandría en el 323 a.C. utilizando miel para evitar su descomposición. Este efecto preservante de la miel se debe a su baja concentración de agua.

Algunas indicaciones médicas de la miel

Panal con miel en farmacias y farmaceúticosAnginas y gripe: Cuatro gramos de miel de abeto en un vaso de leche caliente con unas gotas de limón.
Constipado: Miel de tomillo y abeto.
Tos: Miel de abeto o pino, tomillo.
Bronquitis: Miel de eucaliptos y lavanda.
Dolor de garganta, migrañas y enfermedades infecciosas pulmonares: Miel de lavanda.
Estreñimiento: Dos cucharadas soperas de miel pura en las tisanas. O también dos cucharadas soperas directamente a la boca de miel de acacia. Una en ayunas y otra antes de acostarse.
Trastornos digestivos y falta de tono: Miel de menta.
Insomnio y trastornos nerviosos: Miel de tilo.
Trastornos cardíacos, angustia y vértigos: Miel de espino albar.
Ansiedad, palpitaciones y cólicos: Miel de naranjo.
Astenia física-psíquica e insuficiencia hepática: Miel de romero.
Zumbido en los oídos: Miel de espino blanco.

Contraindicaciones de la miel

La miel, al igual que otros endulzantes, puede ser extremadamente peligrosa para los bebés. Esto se debe a que al mezclarse con los jugos digestivos del niño, todavía no lo suficientemente ácidos, se crea un ambiente ideal para el desarrollo de las esporas clostridium botulinum. Las esporas del botulismo son de las pocas bacterias que sobreviven en la miel, aunque también están ampliamente presentes en el medio ambiente. Aunque dichas esporas son inofensivas para los adultos, debido a la acidez estomacal, el sistema digestivo de los niños pequeños no puede destruirlas, por lo que la clostridium botulinum puede causar botulismo infantil. Por esta razón se aconseja no alimentar con miel ni ningún otro endulzante a los niños menores de 18 meses.

Nota: Los datos contenidos en este blog corresponden a material elaborado a partir de otras fuentes (Wikipedia y Agrobit) y tienen como único fin, brindar información. En ningún momento se recomienda la automedicación, la dosis adecuadas a cada tratamiento deben ser indicadas por médicos, facultativos y especialistas en la materia.

2 comentarios :

Chuck dijo...

No hay nada como lamer unos pez..con miel...sano para la mente y para el cuerpo...aaghhhhhhhhhhhhh

¡buen artículo!

maria del carmen dijo...

La miel fermenta cuando se dan 3 condiciones:

- humedad alta, generalmente por encima del 18,5 %
- temperatura de moderada a alta, mayor de unos 22 º C
- presencia de levaduras; las habrá siempre, están en el polvo, el aire... pero más sucia esté una miel más levaduras tendrá y más riesgo hay de fermentar

Cuando una miel está en reposo en un envase se establece un gradiente de humedad, la parte más densa se va abajo y la más húmeda arriba. Si se fermenta lo hace en la capa superior, hasta la profundidad del 18,5 % de humedad más o menos; más abajo, con menos humedad, las levaduras ya no pueden crecer.
La miel fermentada no es tóxica (comemos muchos alimentos fermentados: pan, cerveza, yogurt, quesos...), pero no es miel de mesa, sirve para la industria (pastelería... donde va a estar en porcentajes bajos, en una masa sólida y se va a someter a temperaturas elevadas de cocción). También puede retirar la parte fermentada del envase, hasta llegar a la zona de humedad correcta (menos del 18 %) y hervirla un tiempo (lo que mata las levaduras y le hace perder humedad), así puede utilizarla en la preparación de pastillas de alimentación, para palatizar otros piensos de abejas...

Advertencia

Este blog no es un consultorio médico. Si su salud requiere atención, por favor consulte con un profesional de la medicina o un farmacéutico.

Otras opciones en medicina y salud