Recomendaciones en farmacéuticos y salud

jueves, 15 de noviembre de 2018

El cannabis, ¿droga o planta medicinal?

El incremento del consumo de plantas medicinales es una realidad patente, y como evidencia nos encontramos con el hecho de que las farmacias ofrecen cada vez más productos naturales que no son estrictamente medicamentos fabricados mediante compuestos químicos.

Medicamento con cannabis

Encontramos complejos vitamínicos con minerales que refuerzan el sistema inmunitario y mejoran la salud de nuestro organismo. Entre ellos se encuentra los aceites esenciales de lavanda, romero, eucalipto, naranja o azahar, o los complementos de alcachofera elaborados con algas kelp o con base de mango africano. En suma, toda una variedad de productos naturales elaborados con plantas, algas y extractos naturales de todo el mundo. Sin embargo, existe una planta conocida globalmente cuya comercialización para tratamientos medicinales y terapéuticos, a pesar de tener unas cualidades realmente beneficiosas, sigue teniendo barreras. Hablamos de la marihuana.

Dada la dificultades legales en que se encuentran las empresas a la hora de fabricar compuestos medicinales basados en los principios del cannabis, una buena opción puede ser la preparación casera de remedios con esta planta.

Usos terapéuticos y medicinales de la marihuana


Los extractos concentrados de cannabis, también conocidos como aceites de cannabis debido a su aspecto pegajoso y viscoso, son cada vez más mencionados por los pacientes como automedicación para la cura del cáncer.

La cuestión es cómo poder adquirir semillas de calidad. Existen decenas de páginas donde es posible comprar semillas de marihuana online. Sin embargo, no todas disponen de las semillas más apropiadas. Debéis ser conscientes de que cuando se compra este tipo de productos se debe estar seguro de que su origen es fiable y que disponen de un sello de calidad. No se trata de material de oficina o ropa, sino de un producto íntimamente ligado a la salud de la gente.

A pesar de lo que muchos creen, existen múltiples usos que van más allá de la encasillada visión de consumo entre varios colegas en un parque mientras hace botellón. Encontramos múltiples variantes de uso medicinal.

Semillas de marihuana de calidad


Con un puñado de semillas de marihuana de calidad pueden hacerse múltiples remedios. Un aceite casero de marihuana se convierte en una buena solución para los dolores musculares. En forma de infusión, encontramos múltiples beneficios para el tracto digestivo. También hay personas que hacen inhalaciones de vapor para tratar problemas relacionados con el sistema respiratorio. La crema de marihuana es perfecta para la hidratación y las quemaduras solares.

Algunos lo utilizan como ingrediente en sus recetas alimenticias por su sabor agradable o como un complemento que le otorga intensidad y aroma en la elaboración de cervezas caseras, caramelos, sorbetes o helados. Actualmente existen múltiples usos saludables relacionados con el mundo de las semillas de marihuana.

Uso histórico del cannabis


Si nos remontamos a usos históricos, nos damos cuenta de que la marihuana es la planta más democrática que ha existido nunca. La planta del cannabis es conocida desde hace milenios, estableciéndose su origen en Asia central. Algunos autores datan ya su uso en fechas anteriores al 4000 a.d.C, aunque no existe acuerdo en fechar su origen. Su utilización ha pasado desde el aprovechamiento de sus fibras para la confección de tejidos y cuerdas, a la utilización como aditivo alimentario, haciendo uso de su aceite y de sus cañamones como nutriente. También ha sido empleada con el fin de sanar diversas enfermedades.

Dado su uso prolongado e ininterrumpido por la humanidad a lo largo de varios milenios, no es de extrañar que esta planta se preserve en la mayoría de sociedades, a pesar de los obstáculos legales en su producción. Lo que la convierte en la droga y planta medicinal más popular del mundo.

0 comentarios :

Advertencia

Este blog no es un consultorio médico. Si su salud requiere atención, por favor consulte con un profesional de la medicina o un farmacéutico.