Recomendaciones en farmacéuticos y salud

martes, 6 de marzo de 2018

Quemaduras, cuando acudir al médico y como tratarlas

Una quemadura será tanto más grave cuanto más profunda y extensa sea. La profundidad de las quemaduras se mide atendiendo a una escala de tres grados, siendo las quemaduras de tercer grado las más graves y las de primero las más leves.

Tratar una quemadura

Por otro lado, cuando la extensión quemada, independientemente del grado de la misma, engloba más del diez por ciento del cuerpo de un adulto o del cinco por ciento en un niño, resulta imprescindible buscar urgentemente ayuda médica. También hay que acudir al médico si la persona que ha sufrido quemaduras sufre alguna enfermedad importante o si la quemadura viene acompañada de otra lesión como podría ser un traumatismo.

Deberemos también acudir al médico con urgencia cuando las quemaduras, a pesar de ser aparentemente leves, han afectado a zonas sensibles de nuestro cuerpo como genitales, perineo, cara, articulaciones, manos o pies, cuando se han visto afectadas las vías respiratorias por inhalación de humo o vapores de la combustión, o cuando las quemaduras se han producido por acción de una corriente eléctrica o con una sustancia química.

Tratamiento inicial de las quemadura


Cuando la quemadura se ha producido por una descarga eléctrica deberemos desconectar la luz antes de tocar a la víctima. Una vez hecho esto deberemos alejarla del calor.

Mano quemada

El siguiente paso debe ser enfriar la quemadura para lo que deberemos mantener la zona afectada unos veinte minutos bajo agua fría o tibia. Nunca se debe utilizar agua helada o hielo. En caso de no disponer de agua se pueden utilizar oro tipo de líquidos como por ejemplo un refresco, un batido o leche. Pero ojo, no se deben mojar las quemaduras producidas por cal viva, en cuyo caso nos limitaremos a sacudir la zona afectada retirando la cal.

Si algo que puede causar una quemadura nos entra en los ojos, incluso si se trata de cal viva, deberemos rociarlos con abundante agua procurando abrir bien los párpados para eliminar convenientemente los restos de la sustancia abrasiva.

Después procederemos a desinfectar la zona con agua y jabón, agua estéril o solución salina, o con un antiséptico como podría ser la clorhexidina. Pese a lo que hayamos escuchado con anterioridad, nunca se deben aplicar sustancias como mantequilla, dentífrico, pomadas u otros remedios caseros. Al desinfectar la zona quemada deberemos procurar no tocarla con los dedos y evitar explotar las ampollas que se haya podido formar.

Quemadura recubierta con gasas

Posteriormente y con sumo cuidado deberemos despojar a la víctima de la ropa que esté cubriendo su piel salvo que sospechemos que se encuentra adherida a la misma, ya que en este caso podríamos arrancar tejido del cuerpo y producir mucho daño al enfermo. También deberemos intentar retirar todo lo que este presionando como relojes, pulseras, anillos, corbatas, etcétera.

Cuando la quemadura es superficial, pequeña y no afecta a zonas sensibles del cuerpo, no es necesario cubrirla. Cuando su gravedad es mayor deberemos recubrirla cuanto antes con gasa estéril, o con una tela limpia que no desprenda pelusas ni hilo y que deberemos mantener humedecida.

El último paso sería esperar a que acuda el médico sin dar comida ni bebida a la víctima.

0 comentarios :

Advertencia

Este blog no es un consultorio médico. Si su salud requiere atención, por favor consulte con un profesional de la medicina o un farmacéutico.

Otras opciones en medicina y salud