Recomendaciones en farmacéuticos y salud

domingo, 29 de mayo de 2016

¿Qué es la cetona de frambuesa?

Así como los fármacos tienen que pasar unos controles muy rigurosos por estar sujetos a una estricta legislación en lo concerniente a temas de seguridad y eficacia, la cetona de frambuesa no se considera un medicamento sino más bien un complemento alimenticio, motivo por el cual no está tan rigurosamente controlado ni se somete a la misma vigilancia que cualquier medicamento.

Frambuesas

La cetona de frambuesa, es un compuesto que se encentra en este fruto y que ayuda a quemar las grasas del organismo acelerando el metabolismo de nuestro cuerpo, pero necesitaríamos tomar cerca de 40 kilos de frambuesas diariamente para poder obtener la dosis necesaria para conseguir el efecto deseado, de manera que lo que hacen los laboratorios es sintetizar el principio activo con el que podemos obtener el mismo resultado.

Pero… ¿Qué es exactamente la cetona?


Las cetonas son compuestos químicos que se generan en el momento en que la insulina en la sangre escasea, y es en ese momento cuando el cuerpo empieza a utilizar la grasa almacenada como fuente de energía. Cuando en la orina hay presencia de cetonas es indicativo de que el cuerpo está utilizando las grasas como recurso energético en lugar de utilizar glucosa, todo ello motivado por el hecho de que no hay bastante insulina para utilizar la glucosa como fuente de energía.

¿Y la cetosis?


La cetosis es un estado metabólico de nuestro cuerpo originado por la falta de carbohidratos. Esto hace que nuestro cuerpo empiece a quemar grasas para obtener la energía necesaria y poder seguir funcionando, generando cuerpos cetónicos que son los encargados de descomponer estas grasas en cadenas más cortas, que generan acetoacetato que no es sino lo que utiliza nuestro cerebro como energía. Y así es como el cuerpo deja de utilizar los glúcidos como energía y comienza a utilizar nuestros depósitos de grasas como combustible.

¿Y la cetona de frambuesa?


En muchas dietas de adelgazamiento lo que se pretende es llegar al estado de cetosis para quemar nuestras propias reservas grasas y conseguir la reducción de nuestra grasa corporal y la disminución de peso. Lo que habría que preguntarse ahora es, que pasa si no dejamos de ingerir carbohidratos, si nuestros niveles de insulina son normales y si a pesar de todo ello ingerimos cetonas para quemar grasas. El tema suscita cuanto menos, bastantes sentimientos encontrados.

Las opiniones sobre la cetona de frambuesa van desde los que aseguran haber encontrado el milagro del siglo XXI hasta los que alertan de los posibles efectos secundarios si nos excedemos en la dosis, ya que al aumentar la temperatura corporal pueden crear estados de ansiedad y nerviosismo (igual que un café… vaya). Sus detractores piensan que hasta puede perjudicar a la glándula tiroidea a largo plazo.

0 comentarios :

Advertencia

Este blog no es un consultorio médico. Si su salud requiere atención, por favor consulte con un profesional de la medicina o un farmacéutico.